Aviso

Enseñanzas del Mes

La parábola de la gallina y el cerdo

Enseñanza de: 30 de Abril de 2012.

 

LA PARÁBOLA DE LA GALLINA Y DEL CERDO

 

Un granjero se acercó a una gallina y a un cerdo e hizo una pregunta de conciencia: “¿Quieren contribuir para un desayuno con jamón y huevos?”

 

"¡Encantado!", exclamó el Cerdo, hasta darse cuenta de que para hacerlo a la gallina le bastaba con poner un par de huevos, mientras él tenía que ir al matadero.

Moraleja

 

Para uno (Gallina), era solamente una contribución. Para el otro (Cerdo) significaba un sacrificio total. En cualquier relación, proyecto o decisión, hay quienes “participan” a penas involucrándose y quienes se “comprometen”.

En la vida podemos clasificar a los hombres en dos: los generosos y los egoístas. Los segundos son como la gallina: entregan lo que les “sobra”, lo que no les cuesta. Mientras que los generosos son como el cerdo: dan todo de sí, sin importar el precio con tal de hacer feliz al otro.

 

¿Con quién te identificas?

 

Es tiempo de entregarnos “totalmente” al Señor, dejemos de ser como la “Gallina”, ofreciendo y entregando sólo lo que no nos cuesta…Jesús nos pide “TODO” a “TODOS”. Sólo el grano de trigo que cae en tierra y muera se convierte en una espiga.

 

Entreguémonos al Señor siguiendo el ejemplo de la Iglesia de Macedonia:

 

5 Y hasta hicieron más de lo que esperábamos, pues se ofrendaron a sí mismos, primero al Señor y luego a nosotros, conforme a la voluntad de Dios. 2 Cor 8,5

Lo que Dios pide, yo le entrego.

 

Lo que a Dios entrego, Dios lo acepta.

 

Lo que Dios acepta, ÉL lo llena.

 

Lo que Dios llena, ÉL lo usa